ARGENTINA / BUENOS AIRES

Género y disidencia, estrellas de una Feria Multitudinaria pero ventas dispares

Libreros, editores y representantes de la industria cultural coincidieron en que la 44° Feria del Libro de Buenos Aires contó con ventas dispares aunque con similar asistencia a la de 2017, y que el interés este año se centró en la diversidad de género, la literatura feminista y la autoría de mujeres.

Cultura / 13.05.2018 | 18:23

Fuente: TELAM

Los grandes grupos editoriales se refirieron a un crecimiento en las ventas, pero otros protagonistas de la Feria advirtieron que la capacidad de compra disminuyó en el contexto de inflación y fuerte aumento en el precio de los libros, sumado a que las Bibliotecas Populares (BP), un actor importante en este contexto, contaron con el mismo caudal de dinero que el año anterior.

El director de la Comisión Nacional de Bibliotecas Populares (Conabip), Leandro de Sagastizábal, explicó a Télam que "si bien queremos ayudar al sector (las BP llevan catalogados más de nueve millones de ejemplares), el foco está en generar lectores no en comprar libros: Llevamos invertidos unos cuatro millones de pesos en seis programas de Canal Encuentro".

"Se compraron menos libros este año, pero esa merma fue escasamente significativa -adviritó De Sagastizábal-. La centenaria Biblioteca Franklin por ejemplo, la más antigua de Argentina, compró siete libros menos que el año pasado".

Santiago Boido, director editorial de Penguin Random House, resaltó que “la presencia de los premios Nobel John Coetzee y Mario Vargas Llosa generó muchísima convocatoria” y que, “las ventas fueron un poco mejores que en 2017, aunque cayeron las compras de las BP, lo cual es gravitante”.

Mientras que Ignacio Iraola, director editorial de Planeta, destacó que “los ejemplares vendidos aumentaron en un 8% y la facturación en un 22%, con Paul Auster, María Dueñas, Felipe Pigna y Darío Sztajnszrajber entre los autores favoritos, y autores de literatura juvenil como Chris Pueyo y Pamela Stupia, entre lo más convocantes”.

Mauro López, al frente de la librería Antígona, explicó que "si bien el volumen de dinero es mayor, en cantidad de libros es menor" y entre lo más buscado por los visitantes ubicó la edición sobre Evita de la colección Antiprincesas. 

Verónica Rutti, de Océano, indicó que "las ventas mermaron un 20%, respecto a 2017, en materia de literatura infantil y juvenil", un segmento que lideró la intención de compra en las últimas ferias; a lo que Francisco Villalba Garibaldi, director del grupo AZ, apuntó "una disminución general del 30%".

Para Mónica Dinestein, de la distribuidora Lúdico, "el porcentaje de venta bajó en un 10%"; y para Sandra Colman, de Catapulta, stand que obtuvo el premio al más original de la Feria este año, "se vendieron más libros que el año pasado".

En cuanto al punto más significativo de esta Feria, el director de Fundación El Libro, Oche Califa, remarcó que "si bien su fortaleza es la multiplicidad que la convierte en uno de los hechos culturales más masivos de Latinoamérica, este año los feminismos, las disidencias sexuales y la autoría de mujeres acaparó la atención".

Caudia Piñeiro inauguró la Feria, Laura Alcoba abrió el Diálogo de Escritores Argentinos y, en el Diálogo de Escritores Latinoamericanos, "se debatió por qué la literatura que se proyecta al mundo desde el continente está escrita en su mayoría por mujeres", graficó Califa.

A su entender, la presencia de Liliana Bodoc (1958-2018) orbitó la Feria con una convocatoría que reunió a miles de fanáticos y con "el inesperado y emotivo homenaje que significó que su hijo, Galileo, retirara en su nombre el Premio al Amigo de las BP que ella había aceptado recibir este año".

Mientras que el inédito espacio Orgullo y prejuicio, centrado en la diversidad sexual "tuvo un éxito rotundo, con una programación continuada y una librería que en todo momento fue consultada".

"Aunque el contexto económico es complicado, cumplimos con los objetivos de crecimiento y aporte a la diversidad lectora", concluyó Califa.

Marcela Luza, de V&R, señaló que "gracias a una fuerte promoción en redes sociales y la intensa actividad ferial las ventas aumentaron un 5%, con firmas donde las estrellas fueron del sello juvenil YA: el estadounidense Dan Wells, autor de la saga ‘Partials’ y la argentina Anna K Franco, la primera que integra un catálogo predominantemente de extranjeros”.

El espacio ganado por los jóvenes lectores se evidenció con "la creciente asistencia a los encuentros de Bloggers, Booktubers y Bookstagrammers -añadió Georgina Dritsos desde V&R-, y con su participación en el espacio de disidencias sexuales, un hito en la historia de la Feria que dejó como saldo una de las experiencias más constructivas de esta edición, de la que los jóvenes se apropiaron intercambiando vivencias con conmovedora libertad y respeto”.

El alcance de Orgullo y Prejuicio traspasó ese stand, los libros más vendidos del espacio infantil Calibroscopio fueron "'Rey y Rey' que habla de identidad de género, e 'Historia de Julia, la niña que tenía sombra de niño'", señaló Patricio Fayó.

Desde el stand "Todo libro es político", Diego Ravena aseveró que en esta edición los libros más buscados fueron "El feminismo es para todo el mundo", de la escritora y militante bell hooks; y "La guerra contra las mujeres" de Rita Segato.

De hecho, remarcó, "se agotó 'El patriarcado del salario: críticas feministas al marxismo", de Silvia Federici, y 'Pollera pantalón', de Paula Jiménez España, concentró la atencón de los lectores". 

En "Todo libro es político" hubo cambio de expositores porque algunas de las editoriales contaron. por primera vez, con espacio propio en "Nuevo Barrio", segmento centrado en la bibliodiversidad que reunió producciones muy específicas de sellos que van desde el Chaco y Córdoba a países como Colombia y México. 

Tal es el caso de Gog y Magog, donde Vanina Colagiovani explicó que esto les permitió "exponer todos los títulos y hacer circular libros que no eran tan nuevos pero que llegaron a un público más amplio". 

En ese segmento también se encuentra Malasia, colectivo platense que "entre los favoritos tuvo al archivo de Manuel Puig y la poesía de Mercedes Araujo, Carlos Battilana y Ximena Espeche", indicó Celeste Diéguez, la encargada.

Otro colectivo de sellos independientes es "Sólidos Platónicos", donde las listas de ventas estuvieron encabezadas por "Lloverá siempre. Las vidas de María Esther Gilio", escrito por Liliana Villanueva, y "El río en la noche", primera novela de la estadounidense Joan Didion. 

Se trata de "ventas dispares que se reforzaron los fines de semana y con las compras de las BP, las cuales este año tuvieron muy en cuenta a sellos como éstos", dijo Julia Ariza, una de las responsables de Fiordo.

De Sagastizábal explicó que esa peculiaridad responde a "la ampliación del sitio Web de Conabip, donde las BP pudieron consultar catálogos completos y ofertas de 218 sellos de todo el país, como parte de una acción pensada para que las compras sean diversas".

Cristian De Nápoli, encargado del espacio Los siete logos donde confluyen sellos como Caja Negra y Entropía, describió un panorama similar: "Estamos un punto abajo respecto a las ventas de 2017", por eso, "nos sumamos a esa gimnasia de repensar ofertas, armar mesas con libros a 100 pesos y hacer más descuentos que en otras oportunidades".

El stand de la ciudad invitada, que aludió a una plaza acompañando el lema "Montevideo ciudad abierta", se convirtió en uno de los más concurridos, "con una venta que superó los dos mil libros vendidos, encabezada por la 'Poesía completa' de Idea Vilariño", dijo su curador, el escritor uruguayo Gabriel Peveroni . 

La ciudad que seguirá los pasos de Montevideo en 2019 será Barcelona, "la gran potencia de la industria del libro en España y América Latina", concluyó Califa.

COTIZACIÓN
ENCUESTA
¿Abririas una PYME en la Argentina?
Ver Resultados
FRASE DEL DÍA
Sergio Massa

"Para el 2018 le daré el lugar a mi hermano Luciano"

Alejandro Bucci, flamante campeón del Turismo Nacional