Más de 500 personas se encontraban reunidas en un domicilio particular en el reconocido barrio rosarino. Múltiples llamados de vecinos por ruidos molestos y comportamiento indebido, lo que derivó en el desalojo.

Una fiesta privada que se estaba desarrollando en Suipacha al 300 tuvo que ser desalojada hoy por la Secretaría de Control y Convivencia Ciudadana tras constatarse una denuncia por ruidos molestos que los vecinos habían efectuado. Además, dieron cuenta de un comportamiento indebido por parte de los concurrentes en el espacio público, dónde vociferaban y orinaban, ocasionando molestias a los vecinos del barrio.

La denuncia ingresó por la tarde en la base de la Guardia Urbana Municipal, que se dirigió al domicilio verificando el contenido de la misma. Se requirió la presencia de personal policial de la Comisaria 7º, a cargo del Comisario Quiroz para proceder con el desalojo sin problemas.

Por la disposición de la misma, había indicios de que la fiesta tenía como objetivo continuar hasta altas horas de la noche, pero hacia las 22 el desalojo ya se había concretado sin grandes inconvenientes.

,
Relaciones
Latest Posts from periodicotodos.com